¿TATEQUIETO A WHATSAPP?

¿TATEQUIETO A WHATSAPP?

Por: Juan Pablo Pérez, Comunicador Social y Periodista

Las descargas de aplicaciones como Telegram y Signal han aumentado estrepitosamente los últimos días, debido al “cambio” de políticas de usuarios de WhatsApp. Muchas personas aseguran que si se aceptan estas, se perderá la completa privacidad de sus datos ¿pero qué tan cierta es esta afirmación?

Todo este  revuelo inició el pasado 4 de enero, cuando llegó una notificación a todos los usuarios de Whatsapp, la cual, en resumidas cuentas, cambiaba los términos de servicio y políticas de seguridad de la red social. Dicho acontecimiento incomodó a un gran número de usuarios  alrededor del mundo, que derivó en un rechazo masivo a estas medidas.

¿Qué cambió?

Según Álvaro Montes, experto en tecnología y editor del portal Tecnívoro, explica que “WhatsApp cometió el “pecado” de hacer más visible lo que pasa con los datos de los usuarios. Pero no es nada nuevo. Facebook utiliza datos de los usuarios de Whastapp desde hace años, cuando la adquirió en 2014”

Exactamente, Whatsapp precisa que “esto también incluye información sobre cuándo se registró para utilizar nuestros servicios; las funciones que utiliza, como mensajería, llamadas, estado, grupos (incluido el nombre del grupo, foto del grupo, descripción del grupo); pagos o funciones comerciales, foto de perfil, información ‘acerca de’, si está en línea, cuándo utilizó por última vez los servicios”.

Así mismo, la aplicación también accede a información del dispositivo en el que se usa la APP; esto quiere decir su modelo, su sistema operativo, el nivel de batería, intensidad de la señal, cuál es la versión de la aplicación que tiene, el operador de telefonía, datos del navegador que usa, información de la conexión, el número telefónico, la dirección IP, idioma y zona horaria.

Aunque suena invasivo, este es el principal negocio de las aplicaciones para Montes, porque no es sostenible, desde el punto de vista de negocio, que más de dos mil millones de personas conversen a diario sin que Whatsapp genere un solo dólar para sus propietarios. El costo de la operación es enorme, por la infraestructura necesaria para mantener la plataforma funcionando 24/7 en todo el mundo. Facebook pagó 20.000 millones de dólares por WhatsApp no para prestar un servicio gratis, sino con la idea de convertirlo en un WeChat occidental.

De hecho, Elon Musk, propietario de Tesla y actualmente el hombre más rico del mundo, invitó a través de Twitter a todos sus seguidores a que descarguen la red social de mensajería Signal, que según él es más segura. La desconfianza en la compañía de mensajería comprada por Mark Zuckerberg ha sido de tal magnitud que Telegrama  alcanzó la semana pasada más de 25 millones de usuarios en menos de 72 horas, mientras que Signal llegó a sumar más de 10 millones.

Estatus Quo

Cualquiera pensaría que la caída de la red de mensajería más grande del mundo estaría comenzando. Sin embargo, a pesar del revuelo que ha tenido el cambio de políticas, esta semana, la gente pasó la misma cantidad de tiempo en WhatsApp que antes de que anunciaran las nuevas condiciones de uso, de acuerdo con la compañía de análisis de aplicaciones Apptopia. Lo cual demuestra que difícilmente habrá consecuencias negativas a mediano o largo plazo para la compañía norteamericana y la gente simplemente ha descargado otras aplicaciones de mensajería para acumularlas en su dispositivo móvil, tal vez por moda, curiosidad o prevención.

Pero no todo parece perdido, ya que a raíz del aumento de la competencia, Whatsapp acaba de anunciar que recula  sus medidas para aceptar las nuevas condiciones de uso. La nueva fecha sería el 15 de mayo de 2021 y a partir de ahí, quienes no acepten le dirán adiós a la compañía del logo verde y blanco. Este margen de tiempo busca que las personas entiendan más sobre lo que sucede con estas políticas y que no habrá mayor cambio en relación a lo que pasa hoy en día con la aplicación.

Medidas en Colombia y otros países

La SIC – Superintendencia de Industria y Comercio – no se quedó con las manos cruzadas y ha comenzado a tomar medidas con Whatsapp,  según Andrés Barrero González, superintendente de Industria, en diálogo con el diario El Tiempo, el objetivo de la investigación es determinar si el cambio en la política de uso y tratamiento de datos se ajusta a las normas colombianas que protegen el Habeas Data, esto con la finalidad de dar un parte de tranquilidad con respecto a las dudas que ha suscitado la nueva norma de la aplicación. La compañía norteamericana deberá responder los cuestionamientos a más tardar en febrero del presente año.

Por otra parte, Turquía le está poniendo un “tatequieto” a las redes sociales en general, debido a una ley que entró en vigor en octubre de 2020, la cual obliga a las principales redes sociales, como Twitter, Facebook e Instagram, a nombrar un representante en Turquía y a obedecer a los tribunales que exijan la eliminación de determinados contenidos en un plazo de 48 horas. Según sus detractores, esta ley, abre la puerta a la censura, ya que las autoridades del país de oriente medio persiguen a las voces críticas en las redes sociales.

En este orden de ideas, la invitación es a que se debe ser cuidadoso con la información que se comparte por Internet y redes sociales en general, pues cada día se demuestra más que la vulnerabilidad de la información está a un solo clic. Por lo tanto, hoy en día, se debe tener cuidado con el tratamiento que le damos a nuestras conversaciones en el mundo de los códigos binarios.

Lo cierto es que ante el sagrado derecho de nuestra privacidad, es poco lo que hay que hacer, todo esta descubierto y tabulado. Desde que existen Facebook y otras redes sociales, ya estamos totalmente identificados. Nuestros gustos, Fobias, agendas, preferencias políticas, religiosas o incluso deportivas, composición familiar, perfil profesional, estatus social y económico, problemas de salud, edad, etc. Nuestro componente íntimo ya es público y potencialmente en manos de terceros.

No hay comentarios

Agregar comentario