¿Y QUÉ SERÁ DE ESTA NAVIDAD?

¿Y QUÉ SERÁ DE ESTA NAVIDAD?

Por: Valeria Esteban, Comunicadora Social - Periodista

Y llegó lo inimaginable, ya estamos llegando al final del 2020 y lo que parecía una locura de un tiempo corto, terminó por extenderse y definitivamente tendremos que vivir en esta difícil “nueva realidad” que nos trajo la pandemia y que durará aún unos meses más, y hay quienes se atreven a decir que pueden ser más que eso, incluso años, aunque los laboratorios médicos de alto prestigio, siguen una carrera contra reloj, por ser los primeros en sacar oficialmente la vacuna contra el Covid- 19, lo cierto es que las pruebas finales siguen avanzando, pero no hay ninguna con el cien por ciento de efectividad y podrá pasar un tiempo importante para que, aunque esté probada, llegue a todos los países cubriendo el total de su población.

Todo lo anterior, que por demás suena duro, nos hace sentar cabeza y pensar ¿Qué será de esta navidad?  y ¿El año nuevo en medio de la pandemia?, cómo será la comunicación con nuestros seres queridos, sabiendo que además del uso obligatorio del tapabocas, debemos guardar prudencia y distancia en las reuniones familiares y el abrazo debe quedar postergado quién sabe por cuánto tiempo más, ahora, como dicen poéticamente, los ojos son los espejos del alma, serán ellos los que más expresión deberán tener ahora, ayudados de las manos que deben mantener siempre limpias, a esa comunicación no verbal que se quiere imponer.

Si queremos cuidar nuestra salud y volver a vernos con nuestros seres queridos, para evitar riesgos de contagio, tendremos que acostumbrarnos definitivamente a todas las aplicaciones que nos permiten compartir en tiempo real, aunque para muchos es una molestia aprender de tecnología, es verdad que hay que aprovecharla al máximo en tiempos de Pandemia. Existen varias  App´s que valen la pena usar, entre otras contamos con:  Zoom, que se puede descargar fácilmente en el celular o computador, sólo necesita contar con un correo electrónico y da un tiempo de 40 minutos gratis con participación hasta de 9 usuarios.  Si quiere una video llamada en tiempo real con una sola persona, cuenta con Face Time, que presta servicio gratuito y es fácil de usar si la mayoría de sus contactos tiene la misma aplicación en teléfonos o tabletas o computadores Apple. Si se le hace muy difícil recurra al tradicional Skype, que seguramente es más familiar, gratuito, con un vínculo de llamada y el botón compartir la invitación para agregar a otros usuarios fácilmente.

Evidentemente, no se trata de volvernos adictos a las redes sociales porque el uso debe ser moderado. Sin embargo, tenemos las herramientas para acercarnos más a nuestra familia, cuando la época decembrina y la nostalgia toca a nuestra puerta, qué mejor que aprender a comunicarnos de otra manera, implementar las aplicaciones que nos brinda la tecnología, hacer los agasajos virtuales, aunque no son lo mismo que vernos personalmente, es la manera de cuidarnos todos, es lo que hay, y al “toro se le toma por los cachos” recuerde que la actitud también es fundamental para evitar depresiones y temas de salud mental que agobian y bajan las defensas más de la cuenta.

Y aunque algunos prefieren decir jocosamente que “este año no cuenta”, es mejor tratar de vivirlo a plenitud, cantar los villancicos y rezar la novena, disfrutar los recitales navideños típicos de los centros comerciales, desde la intimidad de nuestro hogar. Tendremos que aprender que cuando se está más lejos físicamente, estamos más cerca en el corazón, la nostalgia propia de esta época, la reflexión, el recogimiento y hasta la cena con buñuelos,  natilla y arequipe, entre otros, sólo se podrá disfrutar con los que compartimos casa, para evitar el riesgo de contagios. Esta navidad será incomunicada de manera tradicional, pero servirá para reflexionar y agradecer a Dios que tenemos lo más importante: La salud y mientras se encuentra la cura definitiva, esta enfermedad que se quedará en nuestros recuerdos seguramente como una página más de nuestras vidas.

No hay comentarios

Agregar comentario