¿POR QUÉ Y CÓMO SU MARCA DEBE SER NOTICIA?

¿POR QUÉ Y CÓMO SU MARCA DEBE SER NOTICIA?

Por: Rodrigo Beltrán, presidente Bells Medios

La estrategia de marca corporativa  hoy en día, cubre de manera integral en palabras sencillas: La pauta publicitaria, el marketing digital, la visibilidad editorial, la presencia en escenarios afines, las RRPP y acciones de responsabilidad social, entre otros.

¿Cuál de estas estrategias es la más efectiva en crecimiento de reputación de marca, credibilidad y generación de confianza ante sus stakehoders o público objetivo? Sin lugar a dudas, la visibilidad editorial no pagada, disfrazada, sino ganada y sustentada en una estrategia dinámica del mal llamado free Press y con la sombrilla de un audaz manejo de relaciones públicas, juntas se convierten en el gran músculo o capacidad que puede llegar a tener la marca de producir noticia que impacte positivamente, que logre interés de espacios editoriales y que se alcancen titulares en prensa tradicional y digital, esta última en sus múltiples manifestaciones hoy en día (contenidos en redes propias, blog , etc.) y nos referimos a los siempre periodísticos.

Las marcas deben entender que las grandes inversiones en lo comercial y (o) marketing puro, no necesariamente conducen a mejorar la reputación y crecer en este gran valor; la comunicación va más allá.

A lo anteriormente expuesto, también debemos juntar la capacidad de un excelente Vocero, que tenga, la preparación y habilidad de manejar no solo los discursos de carácter corporativo, sino que además pueda cautivar, enganchar, convencer y empoderar a sus auditorios, en circunstancias normales como en situaciones de crisis.

Otra herramienta muy favorable para alcanzar el ritmo de ser noticia para la marca, es tocar la sensibilidad y a la vez asumir el compromiso y la responsabilidad de manera natural y que sea coherente a los principios de su gobierno corporativo... me refiero a la ejecución de campañas masivas con altos grados de alcance en empoderamiento  social, algunos lo llaman hoy en día,  marketing social, para mi erróneo y  no exacto, (al fin y al cabo es marketing, palabra que transmite ventas y el público ya no es ignorante) que tenga un fin específico y que responda a expectativas latentes de la sociedad y los mercados a fines a la marca.

Pero lo anterior no debe ir solo, hay que generar una corriente aún mayor basada en el logro de las alianzas estratégicas, publicó - privadas, la búsqueda de socios, grandes gestores que se identifiquen con el mismo objetivo social y que a la vez hagan crecer los porcentajes de éxito de dicha campaña, vista al servicio del mejoramiento de la calidad de vida de las comunidades.

Entendamos: una marca que quiera crecer no es, solo aumentar sus índices en ventas y rentabilidad financiera, llegar con tribuna en la bolsa, muchas de ellas caen de la noche a la mañana por una crisis mal manejada, los números se les derrumban, la marca debe responder a una expectativa de un mercado y de una sociedad que respira, exige cada vez más y que en muchos casos, la mayoría de ellos, está afectada críticamente por fenómenos sociales.

Cuando la marca logra traspasar el sentido ambicioso de solo acaparar un mercado, de la obsesión de las cifras y trasciende al individuo, a lo social, es que podemos afirmar que está inyectando y creciendo en reputación y se convierte en familiar y positivo con el ciudadano de a pie, cosechando unos de los valores más grandes, la generación de confianza.

Retomando el titular de este artículo, también para lograrlo, hay que hacer equipo acercándose a líderes de opinión, responder a las inquietudes de los periodistas y en general a los medios de comunicación especializados en el sector donde se mueve su marca.

Esa timidez que es muy frecuente de las directivas de las Compañías de mantenerse en la sombra, de no entrar en los espacios de opinión con nombre propio y que muchas veces responde también a temores, es una actitud perdedora, de poca confianza en sus fortalezas, de miedos producto de que se filtren informaciones confidenciales corporativas a lo público, pero deben ser superadas, de lo contrario siempre permanecerán en el  anonimato, sean grandes o pequeñas... construirán historia pero únicamente al interior de sus paredes, en la cueva de sus oficinas, lejos del imaginario de la gente.

El valor noticioso y protagónico en la sociedad de una marca enriquece su columna vertebral, la hace ser amada, crecer en todos sus índices y la vuelve cotidiana a los principios sociales, la ratifica como un ser viviente y activa con la realidad en el compromiso del mundo de hoy. Para lograr el objetivo macro, debe asesorarse de una excelente estrategia entregada por una oficina externa experta en este oficio de las comunicaciones.

Si logra que su marca con la frecuencia debida sea noticia positiva en espacios editoriales y participe en los mismos de manera directa, estará sembrando semilla sólida para su futuro y estabilidad y cuando soplen los vientos huracanados no caerá, se mantendrá firme con contundente blindaje en desarrollo y progreso.

No hay comentarios

Agregar comentario