MÁS INTERNET, MENOS INTELIGENCIA INFANTIL

MÁS INTERNET, MENOS INTELIGENCIA INFANTIL

Por: Juan Pablo Pérez, Comunicador Social y Periodista

Este nuevo siglo avanza a pasos agigantados, especialmente en materia de tecnología. De hecho, las redes sociales han revolucionado el mundo desde muchos puntos de vista, inclusive se habla de una nueva democracia gracias a este espacio de interacción. Independientemente de que estas herramientas se utilicen de una manera adecuada o no, cada año aumenta su uso.

El más reciente estudio digital elaborado por las plataformas Hootsuite y We Are Social, aseguran que el uso mensual de las redes sociales se ha incrementado un 12% en el último año a nivel global, lo cual quiere decir que también ha crecido el uso diario, hasta el punto de que el mundo pasa más de 10.000 millones de horas, hoy en día, en estas plataformas.

Otro dato para tener en cuenta que destaca la revista Dinero, en el ámbito laboral, según datos del informe elaborado por Global WebIndex, el correo electrónico sigue siendo uno de los canales de comunicación más utilizados en el trabajo, pero incluso en este caso, la edad desempeña un papel primordial, porque los menores de 30 comienzan a utilizarlo menos.

Por otro lado, más del 90 por ciento de los encuestados menores de 45 años utilizan el correo electrónico cada semana, pero casi uno de cada cinco de entre 55 y 64 años dicen que utilizan el correo electrónico menos de una vez por semana.

Es importante contrastar estos datos con una lamentable realidad que la pone en evidencia el nuevo libro titulado “La fábrica de cretinos digitales” del neurocientífico Michel Desmurget, que se ha vuelto un ’best seller' en Francia. El cual explica cómo las pantallas estarían bajando el coeficiente intelectual de los niños, la adicción a la tecnología, aunque no específicamente a las redes sociales y correos electrónicos, ha hecho que la inteligencia de los pequeños decrezca en comparación a otras generaciones medidas.

Según las cifras que Desmurget presenta en su libro, el uso de la tecnología por parte de las nuevas generaciones es exagerado, porque con solo dos años de edad, el consumo medio se sitúa en torno a las tres horas. De ocho a doce años, la media se acerca a las cinco horas. Y en la adolescencia, la cifra se dispara casi a siete horas, lo que supone más de dos mil cuatrocientas horas al año en pleno desarrollo intelectual. Encuentre el análisis del estudio aquí 

La idea del último estudio no es estigmatizar negativamente el uso de la tecnología. Sin embargo, los padres desempeñan un rol muy importante a la hora de controlar el uso en los pequeños, y, según el autor francés, esta costumbre debería perdurar hasta la mayoría de edad.

En ese orden de ideas, y como ya lo hemos referido en otros artículos la invitación es a hacer un uso adecuado de las redes sociales,  ya que muchos padres parecen no ser un gran ejemplo para sus hijos, o decidieron tomar como niñera el internet, para entretenerlos sin cesar. Hay un dicho que reza: “Todo en exceso cansa” y vale la pena recordar que el mundo real está en compartir con quienes nos rodean.

No hay comentarios

Agregar comentario