EL CUARTO PODER EN LA CUERDA FLOJA

EL CUARTO PODER EN LA CUERDA FLOJA

Por: Valeria Esteban, Comunicadora Social – Periodista

Hace varios años las escuelas de periodismo, nos enseñaban que los medios de comunicación eran denominados el cuarto poder, después del Ejecutivo, Legislativo y Judicial; sería el símbolo para cambiar la historia, hacer justicia, denunciar y contar lo bueno y lo malo que ocurre en el mundo.

Los medios, especialmente los noticiosos, eran sin duda alguna “los intocables”, “la estrella de la fama”, y para aquellos que lográbamos pertenecer a los canales, el “Gran Premio de la vida”, aunque parecía ser un diálogo de sordos, pues la información quedaba siempre en una sola dirección. Sin embargo, años después, las redes sociales llegaron para hacer de las suyas, abrir los ojos y permitirle al público opinar y responder sobre cualquier episodio, seguramente con la información a medias, a veces de manera irresponsable, con mentiras o Fake News, pero ganando siempre más seguidores.

Lo anterior, a propósito de la más reciente encuesta realizada por Gallup Colombia, de diciembre de 2019, en la que se evidencia el aumento en la imagen negativa de los medios de comunicación, llegando al 55% sobre la positiva que alcanza el 41%, siendo esta una baja considerable en solo meses, pues en mayo del mismo año, las cifras mostraban una imagen favorable del 55% sobre el 42% de desfavorabilidad; simplemente se voltearon los porcentajes. Para algunos directores de medios, se debió a la coyuntura que vivió el país con los paros nacionales, pues la gente se siente identificada con un medio, si publican y piensan de acuerdo a su punto de vista. Así mismo, estas movilizaciones gestionadas por unos pocos y apoyados por el activismo político que de manera irresponsable realizaron algunos “periodistas” quienes desde sus plumas y micrófonos, solo aumentaron el aborrecimiento por los medios y las redes propias con las que cuentan.

El bajonazo de la credibilidad en los medios, puede obedecer a la coyuntura de lo que sucede en América Latina, pues en Argentina, se propuso para el pasado martes 10 de diciembre, un apagón durante 24 horas de los medios de comunicación: Radio y Televisión, así como sus transmisiones a través de Redes Sociales. Y aunque la iniciativa no tuvo impacto en nuestro país, si se vieron algunos tweets que desde Colombia apoyaban la iniciativa del país gaucho, confirmando que no ven ni escuchan medios tradicionales, llamándolos enmermelados de acuerdo al gobierno de turno, y faltos de independencia. Esto sin dejar a un lado que hace varios años ya, en las reuniones sociales y familiares, se escucha decir cada vez más cosas como: “Hace tiempo dejé de ver noticieros”, “me cansé de tanta mala noticia y periodistas que parecen vendidos”.

Vale la pena entonces que los dueños de medios tradicionales, sus directores y periodistas, empiecen a evaluar ¿cómo volver a ganarse la credibilidad del público?, ¿qué hacer para que la gente no se quede con la lectura somera e inmediata que dejan las redes sociales que incitan al odio y la polarización? y de manera responsable se incentive más la investigación y lecturabilidad.

Esperemos que se haga un profundo análisis “casi curativo” para enderezar e innovar en el estilo informativo, recuperando la ética, la responsabilidad y el objetivo para lo que fueron creados los medios de comunicación y así retomar el título del cuarto poder que está ahora en la cuerda floja, de lo contrario serán las inmanejables y anárquicas Redes sociales las que tendrán el poderío, que ahora para bien o para mal, está claro que mueven masas.

No hay comentarios

Agregar comentario