AHORA O NUNCA

AHORA O NUNCA

Por: Rodrigo Beltrán – presidente Bells Medios

¿Qué le ha enseñando a las estructuras  noticiosas internacionales  esta pandemia que azota el planeta? podemos afirmar primero que la inmediatez, basada en modernas herramientas tecnológicas y el justo criterio informativo, que se hace más necesario y es una exigencia para lograr los objetivos de comunicación profesional a nivel periodístico.

A lo anterior, hay que agregarle que la calidad de los contenidos y mensajes noticiosos  deben ser óptimos en el sentido que refuerce la credibilidad,  marque la diferencia, informe lo que requiere la audiencia  y que la comunidad virtual vea que es un tratamiento serio, profesional y que no corresponde a las mal llamados Fake News o noticias falsas.  Los profesionales, debemos asumir una pedagogía de la cara de la noticia real con los protocolos profesionales ante los ciudadanos que consultan a través de internet y desean saber que está sucediendo en el mundo alrededor del Covid-19.

Otro aspecto que ha dejado claro la crisis sanitaria en el mundo frente al reto de informar adecuadamente, es la práctica de la innovación en el manejo de nuevos  formatos  para entregar la noticia, que desde el móvil por ejemplo se pueden desarrollar de manera idónea,  responsable, clara y objetiva. Me refiero a los cubrimientos en tiempo real de la actualidad,  en vivo con herramientas clásicas como: El  audio, video, texto e imágenes de fotografía, gráficas y animaciones etc. No es hacer o llegar a lo mismo que el ciudadano de a pie, quien esporádicamente pone en práctica  sus habilidades, atreviéndose y asumiendo consciente o inconsciente un papel de  comunicador y  muchas veces narra y expresa aprovechando la tecnología,  lo que sucede  alrededor de un hecho que a su entender o por capricho o pasatiempo considera que  es de interés para todos, o por lo menos para su comunidad virtual, utilizando desde su astucia hasta lo que le brinda el avance digital, en la gran mayoría de los casos  tristemente jugando y lejos de tener en cuenta el valor de la ética, la responsabilidad y el respeto a  todos, incluyendo para los afectados o comprometidos del hecho que de manera espontánea  o más grave aún, muy planeado está mostrando al mejor postor trayendo como consecuencia la afectación.

Y es que malas prácticas como la que expongo anteriormente, recrudecen  la contaminación de la verdadera información, la baja calidad en los contenidos virtuales   e incrementan  la proliferación de los acercamientos hacia las noticias falsas que generan en muchos casos miles de replicas. Estas últimas,  por más que se detecten y denuncien como información no verídica, ya en segundos u horas han logrado su objetivo y el mal hacia instituciones, personas y demás, ya está hecho. Es importante también aclarar, que hay casos en que el usuario del móvil  lo hace con respeto, humildad y tratando de apoyar en la denuncia; es más, muchas veces se han logrado importantes esclarecimientos en temas sensibles de la comunidad,  gracias a un video que podemos definir como casero, sorpresivo o callejero de oportunidades  en  la cotidianidad.

Con la llegada del Coronavirus  a nivel mundial, el periodismo serio está ante su mayor desafío, y además los profesionales en este campo tenemos la gran oportunidad de demostrar  la capacidad integral y la nueva  formación digital para llevar a cabo una revolución en los contenidos informativos, siempre manteniendo la transparencia la calidad de los mismos y de paso,  educando a la comunidad virtual… prestándole un servicio.

Aquel medio periodístico que ahora no tome el camino de la gran opción de crecer y crecer en esta coyuntura de tiempos de crisis que se ha  traducido en la exigencia máximas informativas, quedara rezagado en el olvido y pasará a ser tristemente parte de la basura de oferta noticiosa.

No hay comentarios

Agregar comentario